Leonardo Padura: La transparencia del tiempo

Leonardo Padura: La transparencia del tiempo. Barcelona. Tusquets, 2018. 441 páginas.


Mario Conde no es un detective con licencia, en Cuba no están permitidos. Es un expolicía que se dedica a la compraventa de libros usados en La Habana que se ve arrastrado de tanto en tanto a investigaciones criminales.

En 2014 Mario Conde anda deprimido porque está a punto de cumplir los sesenta años y todo se lo recuerda. Deprimido porque algunos de sus amigos han emigrado y otros están a punto de hacerlo. Deprimido porque la situación política y social cubana es caótica y no parece que nadie tenga ganas de cambiarla.

Un amigo del colegio demanda ayuda a Mario Conde. Su último novio le ha desvalijado la casa. Y el alijo tiene su importancia: algunas piezas de arte no remarcables, algunos recuerdos familiares y, ante todo, una talla de una virgen cristiana negra que su familia trajo desde España durante la guerra civil.
Bobby, la víctima amigo del Conde, asegura que la imagen tiene, además de un fuerte valor sentimental, un portentoso valor milagroso: la virgen obra prodigios increíbles, como haber curado el cáncer del propio Bobby.
Mario Conde investiga entre los círculos de tratantes y traficantes de arte de la isla. Ello le lleva de las más altas esferas económicas, importantes galeristas con contactos internacionales dispuestos a vender el patrimonio artístico cubano, a los ambientes del hampa que en muchos casos suministran a los grandes contrabandistas. Mario Conde visita alguno de los bellísimos palacetes rehabilitados que son la sede de las nuevas fortunas y visita también los nuevos arrabales precarios, no reconocidos por el poder político y sin ley estatal, formado por los emigrantes del oriente cubano que subsisten con trabajos miserables -en el mejor de los casos-.
Conde descubre que la virgen negra tiene también un valor monetario enorme y descubre también (bueno, esto ya lo sabía) que la gente es capaz de asesinar por conseguir una fortuna: el amante de Bobby y uno de los traficantes de obras de arte aparecen muertos, víctimas de un verdugo violento y cruel. El propio Conde sufrirá en sus huesos la contundencia de la avaricia.

No resulta fácil saber quién, de los muchos implicados, está detrás de las muertes, ya que todos están interesados en la virgen negra, y la mayoría de ellos son redomados mentirosos difíciles de desvelar. Además a la policía no le hace mucha gracia que el Conde ande husmeando en asuntos que son de incumbencia exclusivamente policial. Ya hay un asesino suelto que está dispuesto a llevarselo por delante si es necesario. Y Mario Conde está a punto de cumplir sesenta años y está harto de sus limitaciones físicas y de las mezquindades de lso demás.

Leonardo Padura hace pasear a Mario Conde por La Habana, por las zonas más ricas y por las más deprimidas. Crea una red de tratantes de obras de arte interclasista: algunos de sus integrantes viven en lujosas mansiones rehabilitadas, otros en las nuevas barriadas alegales levantadas por los emigrantes del oriente cubano. Conde tiene que interrogar a unos y otros, moverse entre los dos ambientes, así es como se consigue un paseante deprimido que describe ambos ambientes y a sus habitantes. 
No esperen en Padura una crítica demoledora del sistema, ni un apoyo a éste, encontraran una descripción poco generosa de la situación de la Cuba contemporánea, unos personajes que no creen ni en su estado ni en sus políticos, cada uno de ellos buscándose la vida aunque sea a costa de los demás. Una sociedad desestructurada políticamente con los antiguos logros revolucionarios casi desaparecidos.
Encontrarán también una doble acción. Además de la investigación en busca de la imagen cristiana y del desvelamiento de los asesinatos, Padura hace que uno de los personajes explique la historia de esta virgen desde el medievo. Unos tales Antoni Barral se suceden con el mismo nombre a través de los siglos para explicar su relación con el icono, un trasunto del halcón maltés de Hammett.
Y ahí tiene las dos historias: la muerte, la codicia y el poder rodearán siempre a la talla que busca un Mario Conde todavía más deprimido que en otras ocasiones por hallarse a las puertas de la vejez. Nada más que la amistad, el amor, anima al viejo detective, al flâneur de La Habana.


notasomargonzalez.blogspot.com
Leonardo Padura, La Habana, 1955. Estudio literatura latinoamericana en la universidad de La Habana y trabajó como periodista de investigación. Ha escrito, guiones, ensayos y novelas. Ha recibido los más importantes premios y distinciones, entre ellos el premio princesa de Asturias de las Letras en 2015. Es famosa su serie de novelas protagonizadas por el expolicía Mario Conde:
Pasado perfecto. Barcelona: Tusquets, 2000.
Vientos de cuaresma. Barcelona: Tusquets, 2001.
Máscaras. Barcelona: Tusquets, 1997.
Paisaje de otoño. Barcelona: Tusquets, 1998.
Adiós Hemingway. Barcelona: Tusquets, 2006.
La neblina del ayer. Barcelona: Tusquets, 2009.
La cola de la serpiente. Barcelona: Tusquets, 2011.
Herejes. Barcelona: Tusquets, 2013.
La transparencia del tiempo. Barcelona: Tusquets, 2018.

Habeas corpus: nuevas incorporaciones a la banda

Sobre las cenizas de las estupendas jornadas del festival de novela negra de Barcelona, la BCNegra'18, una confabulación de hampones compuesta por infalibles autores y autoras, algunos de ellos clásicos de la narrativa contemporánea, ha decidido demostrar que la máquina criminal no se para. Aquí van las fichas de los malandrines. 


Larga vida a Sajalín, recuperan al contundente Hurbert Selby Jr.: Requiem por un sueño, traducido por Martín Lendínez. La historia de un trío de yonquis que cree que la solución a sus problemas está en el tráfico de heroína. Pues eso, a darle con gusto.
Lo introduce el venerado Richard Price y el colofón es de Darren Aronofsky, el director que la convirtió en película. Comparecerá en breve en Paraffin Test.





Y por fin ha llegado de la mano de Amsterdam en catalán y Siruela (desde luego) en castellano Fred Vargas: Quan surt la reclusa, en traducción al catalán de Anna Torcal y Salvador Company, Cuando sale la reclusa, Anne-Hélène Suárez Girard en la versión española. En breve en Paraffin Test este nuevo caso del imparable Jean-Baptiste Adamsberg, siempre tan atento a los detalles vitales, y su peculiar grupo de investigadores.


Alfaguara apuesta por Claudio Giunta: Mar Blanco, en traducción de  Xavier González Rovira. Un thriller protagonizado por un periodista italiano que no cree la versión oficial de la policía rusa sobre la desaparición de tres jóvenes restauradores (de arte, no de manduca) florentinos allá en el recóndito mar blanco.





Y atención a la descarga de Alianza. Comienza con la nueva entrega de la autora a la que tanto interesa la contrainteligencia alemana durante la segunda guerra mundial, Ben Pastor: Los pequeños incendios, con traducción a cargo de Pilar de Vicente Servio. El inadaptado capitán Martin Bora debe trasladarse a Paris y Londres para, atención, entrar en contacto con Ernest Jünger. Todo se complica con la muerte de la esposa de un contraalmirante alemán (como no podía ser de otra manera).


Y dos novedades más de Alianza de novelas.
Por un lado B. A. Paris: Confusión. Traducida por Pilar de la Peña Minguell, la narración de una mujer que ha sido la penúltima en ver con vida a la víctima de un asesinato pero que no recuerda nada y vive en una nebulosa que le impide estar segura de lo que ha vivido y de lo que no.


Y por otro Elena Varvello: ¿Puedes oirme? Traduce Xavier González Rovira esta historia -que ha tenido un gran éxito en Italia- sobre Elia, un adolescente cuyo padre ha perdido el empleo y se comporta de una manera cada vez más extraña. Thriller con joven tierno buscando su puesto en el mundo adulto y mucho misterio.







Otro nombre importante David Peace: GB84. Editada por Hoja de Lata (presten atención a la selección de novelas policíacas traducidas de esta buena gente, de lo mejor) y traducida por Ignacio Gómez Calvo, esta novela es la historia de los terribles años de las huelgas mineras de la Tatcher: un poderoso sindicalista capaz de mover los contactos más peligrosos para derrumbar -y no de manera metafórica- el régimen neoliberal de la jefa de gobierno y sus secuaces criminales. Para ponerla en contexto está el prólogo de Daniel Bernabé. Aparecerán unas notas de lectura en Paraffin Test.


Por su parte Destino publica a Tanguy Viel: Artículo 353 del código penal en traducción de Adolfo García Ortega. Un damnificado por la crisis económica declara ante el juez las causas por las que ha lanzado al mar a un especulador inmobiliario. La justicia es implacable con los que contaminan los océanos así que ya se puede ir preparando.





Y sin abandonar a los malparados por la situación económica Francisco Bescós les dedica El porqué del color rojo, editada por Salto de Página. Aquí la víctima del sistema, en forma de cadáver, es un joven brazero del este de Europa al que alguien se ha cargado en la Rioja Baja. La teniente Lucía "la Grande" Utrera de la benemérita de Calahorra se encargará del caso con la yuda de las fuerzas vivas de la zona: curas y políticos incluidos, por supuesto.

Quién quiera trasladare a la maravillosa Tarragona y su entorno que se dirija a Jordi Tiñena y lea Joc d'identitats. El subinspector Vidal y el cabo Veciana de los mossos d'esquadra investigan un caso de persecucuón en el que no se sabe quién está persiguiendo a quién. Edita Llibres del delicte.





La reaparición en Menoscuarto de Claudio Cerdán viene con Nunca mires atrás. Su detective protagonista, Sonia Ruiz, sirve para denunciar las miserias de la investigación privada: se despierta en un contenedor de basura sin recordar nada de la noche anterior. Bueno, eso le puede pasar a cualquiera, lo que no es tan normal es que tengas que buscar al marido de una antigua compañera de instituto y te topes con neonazis y mafiosos rusos



Y RBA anuncia para comienzos de marzo dos novedades. Steve Hamilton: La segunda vida de Nick Mason. Un thriller escrito por una de las minas de este género en los USA. Aquí, la crónica de un recluso que consigue salir de la prisión gracias a los manejos de un hampón. No conviene deber favores a gentuza porque hay poco altruista entre la especie. Tiene que pagarle cometiendo crímenes cada vez mayores. El comienzo de una saga. 

La otra novedad es el fin de la trilogía dedicada al fútbol por Philip Kerr: Falso Nueve. El entrenador detective Scott Manson anda a la busca de un trabajo que bien podría estar cerca del Barça si accede a mostrar su capacidad como detective y no tanto como estratega deportivo.


Arnaldur Indridason: En el abismo

Arnaldur Indridason: En el abismo. Barcelona: RBA, 2017. 328 páginas. Traducido del islandés por Fabio Teixidó Benedí. Título original: Svörtuloft, 2009.


Sigurdur Oli es un ciudadano islandés que trabaja como agente de la policía en Reikiavick. Tiene ideas propias sobre cómo debe hacerse el trabajo policial. Su mejor amigo, Patrekar, le pide un favor. Hace unos años, él y su mujer Súsanna decidieron indagar un poco en el erotismo matrimonial y se presentaron a varias citas de intercambio de parejas. En el juego sexual participó un matrimonio de buscavidas: Lina y Ebeneser. También la hermana de Súsanna y su marido, Hermann, estuvieron durante un tiempo solicitando los servicios de la pareja Lina-Ebeneser.
El problema es que ahora la hermana de Súsanna ha comenzado una carrera política y se ha convertido en una presa fácil para un chantaje basado en unas fotografías comprometidas de aquella época. Y sus compañeros de aventura erótica han pasado la acción, amenazan con enviar las fotos a los medios de comunicación si no hay un rescate económico.
Patrekar pide a su buen amigo Sigurdur que converse con los chantajistas y les haga entrar en razón.
Para eso están los amigos, para solucionar prudentemente problemas delicados. Sigurdur Oli se presenta en casa de Lina y Ebeneser y lo que encuentra es el cuerpo agonizante de Lina y al presunto atracador huyendo a toda velocidad.
Sigurdur Oli se enfrenta ahora a un doble problema: por un lado explicar a sus colegas policías, sobre todo al meticuloso Finnur, qué hacía en el lugar de un crimen (Lina muere poco después en el hospital) sin ninguna orden previa; por otro encontrar al asesino de Lina y averiguar las causas de su muerte.
En principio Sigurdur Oli investiga a las parejas involucradas en las actividades sexuales de la finada, pero descubre que el marido, Ebeneser, es un guía experto que ha conducido expediciones por Islandia como bono laboral de las exitosas empresas financieras islandesas. En una de estas excursiones uno de los integrantes murió despeñado en el Acantilado Negro. En extrañas circunstancias. Tan extrañas que Sigurdur Oli decide indagar entre los colegas del banquero muerto: una generación de especuladores sin escrúpulos que se creen los inversionistas más astutos del planeta.
Tres peligros que debe sortear Sigurdur Oli: 1.- quitarse de encima a la policía de Reikiavik para no implicar a sus amigos, 2.- desenmascarar los métodos de los banqueros islandeses, 3.- tratar con los matones que van apareciendo a lo largo de la pesquisa.
Sigurdur Oli está además preocupado por la desaparición de un extraño vagabundo que parece haber sufrido espantosos abusos en su infancia...

Arnaldur Indridason utiliza generalmente dos tiempos en sus novelas. El presente está condicionado por algún suceso del pasado. Esto le permite narrar acontecimientos importantes de la historia contemporánea de Islandia y comprobar cómo se ha forjado la identidad de su país a partir de sus errores y sus incapacidades.
En En el abismo no recurre a esta construcción temporal dual. Aunque hay un personaje que narra una macabra historia de hace varias décadas, Indridason prefiere centrarse en hechos de la Islandia contemporánea: en la generación de vikingos financieros. Una élite convencida de que poseían un instinto nacional único para los negocios de inversión. Indridason presenta a los más beneficiados por la enorme burbuja financiera islandesa que acabó arrastrando al país y acabando con su clase política.
De nuevo, pues, la novela negra como análisis de la construcción social de Islandia, como denuncia de estos mequetrefes endiosados.

Por lo demás, Indridason hace que su protagonista, Sigurdur Oli, presente alguno de los puntos fuertes de los personajes policiales nórdicos: no acaban de encajar en la sociedad, ni en las relaciones afectivas ni en las familiares. Acaban recurriendo al trabajo para satisfacer su angustia y acaban dependiendo de él y aplicando sus propios métodos.

Arnaldur IndridasonReikiavik, 1961. Se licenció en historia y ha trabajado como periodista y crítico literario y cinematográfico. Ha publicado una veintena de novelas policiales ente las que destacan las protagonizadas por el inspector islandés Erlendur Sveinsson, de las cuales se han traducido siete (referencia a la primera edición de las traducciones):Las marismas. Barcelona: RBA, 2006. Premio Glassnokkelen a la mejor novela negra nórdica 2000.La mujer de verde. Barcelona: RBA, 2009. La dona de verd.Barcelona: RBA, 2009. The Gold Dagger Award, 2005.La voz. Barcelona: RBA, 2010. La veu. Barcelona: RBA, 2010. El hombre del lago. Barcelona: RBA, 2010. L'home del llac.Barcelona: RBA, 2010.Invierno ártico. Barcelona: RBA, 2012. Hivern àrtic. Barcelona: RBA, 2012.HipotermiaBarcelona: RBA, 2015.Río negro. Barcelona: RBA, 2016.
Y otras novelas negras traducidas,Paisaje de las sombras. Barcelona: RBA, 2012. Passatge de les ombres. Barcelona: RBA, 2014. Premio RBA de novela negra.Bettý. Barcelona: RBA, 2017.
En el abismo. Barcelona: RBA, 2017.

Los libros preferidos de los autores de la BCNegra'18


Hemos pedido a unos cuantos autores de los muchos que comparecerán en la BCNegra'18 que nos indiquen media docena de títulos de otros autores que les resultan significativos, que han sido importantes en su trayectoria o los que más les gustan. Muchos han tenido la amabilidad de contestarnos y compartir sus lecturas favoritas, clásicas y contemporáneas. Aquí tenéis el resultado. Tened en cuenta que el orden de la lista no señala el orden de preferencia del sospechoso interrogado



James Ellroy
Premio Pepe Carvalho 2018







Dashiell Hammett: Cosecha roja.
Joseph Wambaugh: The Choirboys.
Bill S. Ballinger: Retrato de humo.
John Gregory Dunne: Confesiones verdaderas.
Ross Macdonald: The Far Side of the Dollar.
Mickey Spillane: Bésame moribunda.


















Leonardo Padura







Dashiell Hammett: La llave de cristal.
Raymond Chandler: El largo adiós.
Umberto Eco: El nombre de la rosa.
Rubem Fonseca: El gran arte.
Wilkie Collins: La piedra lunar.
Manuel Vázquez Montalbán: Asesinato en el Comité Central.
Graham Greene: Nuestro hombre en La Habana.
Joseph Wambaugh: Los chicos del coro.
Henning Mankell: Asesinos sin rostro.
John Le Carré: El espía que vino del frío.







Ray Celestin






James Ellroy: L. A. Confidential.
Iain Pears: An Instance of the Fingerpost.
Michael Chabon: El sindicat de policies jueus.
Alain Moore & Eddie Campbell: From Hell.
Arthur Conan Doyle: Las aventuras de Sherlock Holmes.
Raymond Chandler: El sueño eterno.




Joseph Knox








Raymond Chandler: El sueño eterno.
James Ellroy: La Dalia Negra.
P.D. James: Cubridle el rostro.
Val McDermid: Bajo la mano sangrienta.
Philip Kerr: Trilogía berlinesa.
Dolores Redondo: El guardián invisible.








Louise Penny











Josephine Tey: La hija del tiempo y El caso de Betty Kane.
Agatha Christie: Asesinato en el Orient Express.
Georges Simenon: La noche de la encrucijada.
Umberto Eco: El nombre de la rosa.
Kate Summerscale: The Suspicions of Mr. Whicher.





Ignacio del Valle







Dennis Lehane: Mystic River.
Robert Stone: Dog Soldiers.
Fiodor Dostoievski: Crimen y castigo.
Vikram Chandra: Juegos sagrados.
Don Winslow: El poder del perro.
Manuel Vázquez Motalbán: Los mares del Sur.







Carlos Salem










Claudia Piñeiro: Las maldiciones.
Kike Ferrari: Que de lejos parecen moscas.
Carlos Zanón: Taxi.
Horacio C. Convertini: Los que duermen en el polvo.
Paco Ignacio Taibo II: La bicicleta de Leonardo.












Margarida Aritzeta







Dashiell Hammett: La clau de vidre.
Raymond Chandler: El llarg adéu.
Patricia Highsmith: Estranys en un tren i la sèrie de Ripley.
Jean-Claude Izzo:Total Keops.
Jaume Fuster: Sota el signe de Sagitari.
Empar Fernández: Última llamada.
Jordi de Manuel: Foc verd...







Antonio Mercero


















Wilkie Collins: La piedra lunar.
Dashiell Hammett: El hombre delgado.
Truman Capote: A sangre fría.
Patricia Highsmith: El cuchillo.
Louise Penny: Enterrad a los muertos.
Pierre Lemaitre: Alex.














Juan Madrid













Dashiell Hammett: La llave de cristal.
Raymond Chandler: El largo adiós.
Chester Himes: Un ciego con una pistola.
Jean-Patrick Manchette: Nada.
Manuel Vázquez Montalbán: Los mares del Sur.
Andreu Martín: Prótesis.
Eduardo Mendoza: La verdad sobre el caso Savolta.
Juan Marsé: Si te dicen que caí.
Benjamin Black: La venganza.






Don Winslow











George V. Higgins: Los amigos de Eddie Coyle.
Raymond Chandler: El largo adiós.
James Ellroy: Jazz Blanco.
Elmore Leonard:  Unknown man #89.
Roberto Bolaño: Lo detectives salvajes.
Val McDermid: El canto de las sirenas.