Marcelo Ferroni: Tras las paredes, mi amor, los esclavos nos contemplan

Marcelo Ferroni: Tras las paredes, mi amor, los esclavos nos contemplan. Barcelona: Maresia, 2017. 270 páginas. Traducción del portugués (Brasil) de Mercedes Vaquero Granados. Título original: Das paredes, meu amor, os escravos nos contemplan. Companhia das Letras, 2014.


Para un escritor sin carrera, pocos recursos económicos y un montón de complejos, encontrarse con una mujer como Julia Damasceno es toda una experiencia. Una muchacha moderna, independiente, que vive en un mundo propio y que pertenece a una poderosa familia industrial brasileña (ramo filtros de agua). La relación entre la pareja es extraña, encuentros muy ocasionales con algo de sexo, mucho alcohol y pocas confidencias. Pero Humberto Mariconda está enamorado.

Ay, empujado por el amor acepta acompañar durante un fin de semana a su novieta a la hacienda rural familiar. Allí está el terrible patriarca Damasceno, el  señor Ricardo, devastado por alguna enfermedad terminal que no ha endulzado su aspereza, y toda la corte familiar que le suele rodear: esposa, sobrinos, hijas, cuñados y criados. Una pandilla de advenedizos inútiles que están deseando deshacerse de la ruinosa empresa que les pertenece y correr con el botín.

La gran villa está en permanente y lenta restauración desde que fue adquirida hace décadas por los Damasceno. Los trabajos de rehabilitación de este edificio tremendo, poco acogedor y con vida propia, están en manos de Carla, aunque parece que hace tiempo que nadie sabe nada de ella.

Una tormenta incomparable deja la mansión sin luz eléctrica ni cobertura telefónica. Sus habitantes quedan aislados, atrapados entre las paredes rezumantes de adobe. En la velada que sigue van a poder demostrar su mezquindad sin ningún tapujo, las lúbricas relaciones endogámicas y su incapacidad de empatía. 

Si el ambiente os parece que está cargado ya veréis cuando el patriarca sea asesinado a tiros dentro de su despacho cerrado a cal y canto. No hay posibilidad de escapar de la casa, ni de recurrir a la policía. El asesino es uno de los presentes, seguramente uno de los que han formado espontáneamente un equipo de investigadores. Ahora es cuando hay que espabilar para encontrar al asesino ya que todos los miembros de la familia son crueles, egoístas y peligrosos. Si no descubres al culpable te puede despedazar el reto, si te acercas demasiado a la verdad comprobarás que tipo de monstruos producen las pesadillas del poder. 

Marcelo Ferroni utiliza la primera persona para narrar este caso de asesinato en cuarto cerrado que pretende destripar las relaciones de la burguesía industrial brasileña. Ferroni encierra y vuelve a encerrar a sus personajes hasta obligarlos a desenmascarar sus partes ocultas. Como en una matruska: la víctima es asesinada dentro de una habitación cerrada, dentro de una mansión de la que no se puede salir, dentro de una región aislada por la tormenta. Los protagonistas están a su vez atrapados por las relaciones familiares y por sus ansias de aparentar en su círculo social.

Es  el escritor Humberto Mariconda el encargado de analizar a estos seres incapaces de salir física y psicológicamente de su prisión, como en El Ángel Exterminador. Pero no es fácil analizar con claridad a esta caterva de seres mezquinos y no ayuda la atmósfera claustrofóbica y morbosa de la casa. El ambiente de irrealidad en el que Mariconda se hunde a veces aparece en alguno de los capítulos finales del libro, rompiendo con la narración lineal y creando diferentes clímax y nuevos enfoques.

Y así, como un sueño, transcurre la visita del escritor a la inquietante villa de los Damasceno. El despertar, como el de las pesadillas, será un alivio, pero sin lograr sacudirse el recuerdo del terror.



www.berlinda.org

Marcelo Ferroni, Sao Paulo, 1974. Editor y escritor. Debutó en la novela en 2010 con Método prático da guerrilha, publicada en España por Alfaguara en 2012 como Método práctico de guerrilla.

Tras las paredes, mi amor, los esclavos nos contemplan es su segunda novela.

Uno de sus cuentos criminales fue incluido en la selección Rio Noir. Barcelona: Maresia, 2016

Brian Panovich: Bull Mountain

Brian Panovich: Bull Mountain. Madrid: Siruela, 2017. 276 páginas. Traducción del inglés (USA) de Rubén Martín Giráldez. Título original: Bull Mountain. Putnam, 2015.


En el norte de Georgia hay una gran extensión montañosa: Bull Mountain. En Bull Mountain hay una ley desde hace un siglo, la que impone el clan Burroughs. El poder se mantiene mediante la violencia y el clientelismo. La economía a través del tráfico de marihuana, alcohol y -en los últimos tiempos- del tráfico de armas y la metaanfetamina.

Que la familia Burroughs haya mantenido el control tiránico en la zona no implica que la tribu esté muy unida. Al contrario, desde el comienzo de los tiempos entre ellos ha habido una lucha por la adaptación que ha ido exterminando a los menos cabrones mediante escopetazos descargados por otros Burroughs.

En nuestros días quedan dos Burroughs activos: Gareth y Clayton. El primero es el jefe de todos los chanchullos tras la muerte de otro hermano. A él se debe la apertura del entramado a otros mercados: las drogas de diseño y los fusiles de asalto. Un tipo enorme, violento y muy peligroso.

Pero Clayton, el pequeño de los tres hermanos, es todavía más peligroso. Al menos para el resto de la familia: es el sheriff de McFalls County, el valle a las faldas de Bull Mountain, el feudo de su hermano.


El sheriff Burroughs recibe la visita del agente especial Simon Holly. No es la primera vez que la policía estatal se acerca por el pueblo para reclutar al sheriff en la lucha contra su familia. Hasta ahora sólo han conseguido mucha sangre derramada y ningún menoscabo del poder Burroughs sobre Bull Mountain. Pero este agente Holly parece diferente. Propone una amnistía y una retiro honroso y tranquilo para Gareth si denuncia a su suministrador de armas. 

Clayton acepta el encargo del agente y decide ir a convencer a su hermano. Pero todo el mundo sabe que una montaña no se conquista cuando se llega a la cima, sino cuando se regresa a salvo al campamento base. Y Bull Mountain no es una excepción: no es fácil salir con vida de ella.


Brian Panowich utiliza los saltos temporales en capítulos intercalados entre los que narran la acción principal para trazar la historia de la familia Burroughs desde finales de los años 40 hasta nuestros días. Además de mostrar el carácter cruel y autodestructivo del clan también utiliza el recurso para explicar dónde está el origen de los acontecimientos contemporáneos que centran la acción de la novela.

Hay un puñado de personajes principales, todos tipos duros, tanto los femeninos como los masculinos, sobre los que Panowich construye su cuento. Protagonistas capaces de sacar adelante una vida llena de obstáculos. Protagonistas de una tragedia clásica. 

Como en la tragedia no serán capaces de escapar a su destino, muy al contrario, son ellos los que lo construyen con una testarudez desesperada. Y como los espectadores de las obras clásicas, nosotros también tenemos las referencias culturales que cimentan a estos tipos. No hace falta poner demasiadas piezas para soportar su personalidad: hay tantos antecedentes en series, cine, literatura... que no necesitamos más datos para construir a los personajes a nuestro antojo. Unas cuantas pinceladas y somos capaces de ponernos a trabajar.

Por tanto, personajes interesantes y dos tramas mantenidas con eficacia que convergen para un dar lugar a un final dramático. Un buen relato contundente en el que lo que menos me ha gustado, cuestión de manías, es ese anticlímax que cierra con tanta corrección la tragedia de Bull Mountain.


broadleafwriters.com

Brian Panowich, Fort Dix, New Jersey, 1972. Bombero de profesión. Bull Mountain es su primera novela, ha sido nominada y ha ganado varios premios de novela negra.

Deon Meyer: Ícaro

Deon Meyer: Ícaro. Barcelona: Salamandra, 2017. 476 páginas. Traducción del inglés (Sudáfrica) de Javier Guerrero. Título original: Icarus. Atlantic Monthly Press, 2015.


El capitán Benny Griesel, de la Unidad de Delitos Graves y Violentos de la Dirección de Investigaciones Criminales Prioritarias de Ciudad del Cabo (por resumir, los Halcones) no está pasando un buen momento.

Uno de sus antiguos colaboradores se ha suicidado llevándose a su familia por delante. Benny ha vuelto a la bebida. Otra recaída de alcohólico que le inhabilita para el trabajo. Y hay mucho trabajo.

El famoso emprendedor sudafricano Ernst Richter ha sido encontrado muerto tras varios días desaparecido. El último y controvertido negocio de Richter era una empresa digital para facilitar coartadas en adulterios. Un puñado de sus clientes eran prohombres de la sociedad sudafricana: políticos, empresarios... Y parece que Richter comenzó una campaña de extorsiones para conseguir fondos para su caótico negocio y su desenfrenado estilo de vida.

El compañero de Griesel, Vaughn Cupido dirige el caso y tiene tres frentes abiertos: encontrar al asesino de Richter entre los muchos sospechosos, descubrir al filtrador (en cuentagotas) de la lista de clientes de la empresa de coartadas Alibi e intentar recuperar a Benny Griesel para la vida policial sin que los jefazos se den cuenta de que está en medio de una crisis y de una borrachera perpetua.

Tres problemas para el equipo de los Halcones y presiones desde arriba para que solucionen el crimen y sus consecuencias. Y el mejor de ellos es más un problema que una ayuda.


Deon Meyer entrega la quinta aventura del capitán Benny Griesel. Utiliza a la brigada de los Halcones para describir la vida de la Ciudad del Cabo en la actualidad. Una ciudad de más de 4 millones de habitantes de diferentes etnias que hablan once idiomas oficiales además de jergas propias. Una sociedad joven y que todavía arrastra las consecuencias y el recuerdo del apartheid. Meyer describe como las nuevas formas interraciales han ganado peso, pero también cómo la desigualdad sigue existiendo y provocando una terrible violencia.

Dos focos narrativos construyen la novela. Por un lado, los Halcones son seguidos por el narrador en su pesquisa, prestando atención a los problemas familiares y personales de Benny Griesel y a las necesidades afectivas de Cupido, tanto cómo al proceso de investigación. El otro se centra en la figura del viticultor François du Toit que, en capítulos intercalados entre los que describen el trabajo policial, confiesa a su abogada la historia de su familia y su relación con el crimen.

Meyer utiliza el primer foco para describir la sociedad contemporánea sudafricana y la confesión de du Toit para establecer la historia del último siglo, de la segregación y de la imitación de las formas de la metrópoli por los blancos, formas que incluyen el machismo y la explotación humana.



www.lemonde.fr

Deon Meyer, Paals, 1958. Trabajó como reportero, publicista, estratega de internet y consultor de marcas antes de dedicarse a tiempo completo a la escritura de novelas en 2009.


Es autor de diez novelas, cinco de ellas protagonizadas por Benny Griesel. Las traducidas al castellano:



Ícaro. Barcelona: Salamandra 2017 (Icarus, 2015)

Trece horas. Barcelona: RBA, 2014 (Thirteen Hours, 2010).

Safari sangriento. Barcelona: RBA, 2012 (Blood Safari, 2009).

El pico del diablo. Barcelona: RBA, 2010 (Devil's Peack, 2007).

El corazón del cazador. Barcelona: RBA, 2009 (Heart of the Hunter, 2003).

Sombras del pasado. Barcelona: RBA, 2006 (Dead Before Dying, 1999).


Habeas corpus: más efectivos para la banda


Alfaguara publica la segunda parte de las aventuras de la singular brigada de la capitana de la policía parisina Anne Capestan. Sophie Hénnaf: Aviso de muerte. Continúa la mezcla de humor y crimen en esta segunda entrega. La gente de la capitana sigue viéndose como una pandilla de traidores por el resto de los policías, así que los casos que llegan son o nimios o irresolubles, como el del asesinato del comisario Rufus, exsuegro de Capestan. Lo han traducido Amaya García Gallego y María Teresa Gallego Urrutia.



Y hablando de escritoras francesas de novela negra: ya ha aparecido en francés la nueva novela protagonizada por Adamsberg. Fred Vargas: Quand sort la recluse. Todavía no hay fecha para su traducción.







RBA aporta dos novedades. Dos ganadores del premio RBA de novela negra.

Nada menos que Don Winslow: Corrupción policial. Denny Malone es un policía neoyorkino a la cabeza de una de las bandas corruptas del cuerpo. Cuando está a punto de ser descubierto tiene que decidir de qué lado de la ley está.
 




Ian Rankin reaparece con una de las aventuras de John Rebus (escrita antes de Perros salvajes, con la que ganó el año pasado el premio). Muerte helada, con Rebus congelándose en un terrible invierno edimburgués y luchando por dilucidar una serie de crímenes que implican a las fuerzas políticas escocesas. La traducción de Efrén del Valle Peñamil





Desde Duomo llega la segunda novela del superventas de thriller Donato Carrisi: La chica en la niebla. La desaparición de una chica en un pueblo de montaña se convierte en un espectáculo de la sociedad contemporánea cuando los medios de comunicación aparecen en la zona. 





Y atención con la banda de
Alrevès que presenta novedad de una de sus estrellas: David Llorente: Kira. Una perra es el personaje que da nombre a esta novela que esperamos con ganas.

También en Alrevès una novela de Juan Laborda Barceló: Paraíso imperfecto. Una historia coral protagonizada por los personajes que quedan en un pueblo costero una vez que la avalancha turística veraniega ha pasado.





Ya está en las librerías la nueva recuperación de una novela de Seicho Matsumoto: La chica de Kyushu. Libros del Asteroide vuelve a este autor japonés de mediados del siglo XX del que ya editó (con varias reediciones) El expreso de Tokio. Ahora se trata de una joven que intenta buscar ayuda para hacer justica a su hermano, condenado a muerte por un crimen que dice que no ha cometido. La traducción es de Marina Bornas.



También
Jorge M. Reverte ha decidido que su personaje más emblemático, Gálvez, vuelva a la acción en Gálvez y la caja de los truenos. Aquí se enfrenta de nuevo a la cotidianidad de la vida española: corrupción, palizas y asesinatos. Edita Ediciones del Viento.

Alianza entrega estos días tres novedades:

El inagotable Michael Connelly en La habitación en llamas vuelve a su personaje más famoso, Harry Bosch. Aquí investiga junto a su compañera del departamento de policía de Los Ángeles, Lucia Soto, un asesinato que requiere retrotraerse a un anterior atentado contra la víctima y del que ha guardado en su cuerpo una pista inaccesible: una bala junto a la columna vertebral. Javier Guerrero Gimeno es el traductor.




Tana French con Intrusión, traducida por Julia Osuna Aguilar recala en Alianza tras varias novelas en RBA. Aquí, Antoinette Conway, policía de la brigada de homicidios de Dublín, descubre cuan amargo puede ser el trabajo de una investigadora enfrentada a casos tediosos y al acoso laboral por parte de los compañeros. Tana French es una de las escritoras negras europeas a tener muy en cuenta. Es espléndida.




Y la nueva novela de uno de los g
randes nombres de la novela negra española, Juan Madrid: Perros que duermen. El periodista Juan Delforo se hace cargo del legado del comisario -viejo falangista- Dimas Prado. Dimas se labró su carrera en Burgos a partir de 1938, cuando encubrió el asesinato de una joven dedicada a la prostitución a manos de un gerifalte del régimen. Una novela con varios tiempos en el que se muestra las profundas relaciones entre los bandos de la España dividida. En breve en Paraffin Test.



Reservoir Books en su colección Roja & Negra ha ido a Noruega a buscar la primera novela de Geir Tange: El ejecutor. Una historia llena de humor y humor negro. Un periodista y una investigadora que descubren que los asesinatos de un maníaco nórdico responden a crímenes de clásicos de la novela negra. Lo han traducido Bente Teigen Gundersen y José Sierra.




 

Desde Salamandra dos propuestas.

Tomás Bárbulo: La asamblea de los muertos. El periodista especializado en el norte de África lleva a Marruecos la acción de su novela. Una banda de delincuentes españoles de poca monta se trasladan a Marrakech para dar un golpe a un comercio de orfebrería.






Deon Meyer
: Ícaro. El autor sudafricano hace que el grupo Los Halcones, la brigada de homicidios de Ciudad del Cabo, vuelva a la acción. Debe investigar el asesinato de un emprendedor digital que había fundado una empresa para proporcionar coartadas a los adúlteros. La pesquisa y las relaciones entre los integrantes de la brigada tienen el mismo peso en la narración. A punto en Paraffin Test. Lo ha traducido Javier Guerrero.





Hace ya unas semanas que Akal aporta dos integrantes a la banda: 

Diego Ameixeiras: Conduce rápido. La historia de Érika, una carterista de Santiago de Compostela que se involucrada en un golpe que le va demasiado grande por culpa de su hermano mayor.

Álvaro Aguilera Fauró: Plato de mal gusto. La historia de un asesino a sueldo que quiere abandonar su oficio. Para ello decide cometer un último homicidio. Después debe cobrarlo.



Los intrépidos de editorial Maresia invitan a seguir a Marcelo Ferroni: Tras las paredes mi amor, los esclavos nos contemplan. El escritor Humberto Mariconda es invitado a pasar un fin de semana en la finca de los padres de su novia. Es una villa que guarda secreto relacionados con su funesto pasado. El héroe de uno de los relatos de Rio Noir se verá involucrado en un caso oscuro en el que no falta el sentido del humor. La traducción de Mercedes Vaquero Granados.




Y acabo con las entregas de Siruela:

Diane Wei Lang: Trilogía de Pekin. Reunión de las tres novelas de la escritora chinoestadounidense protagonizadas por Mei Wang: El ojo de jade, Mariposas para los muertos y La Casa del Espíritu Dorado. Lola Diez los ha traducido.


Kerry Greenwood: Un misterio de altos vuelos. La investigadora privada Phryne Fisher continúa sus aventuras en los años veinte en su desenfrenada actividad entre máquinas de última generación, ambientes aristocráticos y mucha acción. Lo ha traducido Esther Cruz.

En la colección de clásicos de la novela detectivesca, Cristianna Brand: La muerte espera en Herons Park. Un misterio ambientado en la campiña inglesa en medio de la segunda guerra mundial. Se convirtió en un gran éxito en su época y en 1946 fue llevada a la gran pantalla con acierto. La traducción es de Raquel G. Rojas.



Perteneciente al llamado country noir hace unas semanas apareció
Brian Panowich: Bull Mountain. La historia del clan Burroughs, una familia que impera sobre Bull Mountain gracias a su control sobre el comercio del alcohol, la metanfetamina y la marihuana. Uno de sus miembros se ha separado y se ha convertido en sheriff del condado. Ahora los agentes estatales quieren acabar con el poder Burroughs. La traducción del maravilloso Rubén Martín Giráldez.

Ted Lewis: Carter

Ted Lewis: Carter. Barcelona: Sajalín editores, 2017. 269 páginas. Traducción del inglés de Damià Alou. Título original: Jack's Return Home. Londres: Michael Joseph Ltd., 1970.


Ocho años. Ocho años hacía que Jack Carter no volvía a su ciudad natal. Tampoco la echaba de menos. Ha estado ocho años labrándose una carrera en Londres. Y triunfando. Después de todo ese tiempo ha logrado convertirse en uno de los mejores profesionales en su ramo. Ahora es el principal sicario de los mafiosos londinenses Les y Gerald Fletcher. Los Fletcher. Conocidos y temidos en toda Inglaterra.

Jack Carter no habría vuelto a su ciudad si no tuviera que acudir al entierro de su hermano Frank. Se despeñó borracho con su coche hace unas noches. Algo le huele a podrido a Jack. No mantenía ninguna relación con su hermano por varios asuntillos entre ellos. Pero la sangre es la sangre y no le cuadra que un hombre prudente, reflexivo y muy poco bebedor muriera en las circunstancias en las que explica la policía sin que hubiera alguien detrás. Así que Jack decide llegar hasta el final y esclarecer la muerte de Frank.

Ventajas de Jack Carter sobre el común:

1 no le importa utilizar la violencia contra quien sea para conseguir que cante (y sabe cómo ser eficaz).

2 conoce a toda la mafia local y mantiene una amplia red de contactos.

3 su fama de sicario la precede y cuenta con el respaldo de los Fletcher.

Desventajas de Jack: 

1 siente demasiada responsabilidad por la familia y tiene que cargar con su sobrina Doreen (que no es la tímida adolescente que parece).

2 los Fletcher no están por la labor de que Jack Carter alborote el gallinero de sus socios de provincias. Hay muchos intereses en juego.

Así que Jack está solo en esta investigación justiciera que le lleva por los bajos fondos de esta pequeña población industrial. No tiene apoyos, pero Jack Carter es un cabezota que cuenta con otra ventaja no teme a la muerte: ni a la suya, ni a la de los demás.

Ted Lewis utiliza la primera persona narradora para describir la localidad inglesa que florece con la industria siderúrgica de los años 60. Como Carter hace ocho años que no pisa la localidad puede comparar lo que conoció con la ciudad actual y detallar los cambios que le llaman la atención.

El camino justiciero de Carter es un catálogo de los pequeños y medianos hampones de provincias y de sus conexiones con los poderes legales, de trabajadores de la industria pesada que utilizan el alcohol para desinhibirse y poder mezclarse en peleas de turbamultas cada fin de semana. Un catálogo de vicios de todas las clases sociales: pornografía, alcohol y juego.

En una sociedad con una cierta paz conseguida gracias al desarrollo económico no faltan personajes dispuestos a saltarse la ley para conseguir beneficios. Actúan sin piedad, machacando a quién sea preciso.

Carter es uno de ellos. Un hombre duro que busca satisfacer sus necesidades al precio que sea, sin pensar demasiado en las consecuencias, pero que está forjado por los recuerdos de su infancia, por los pocos momentos de su infancia en que fue feliz. Al lado de su hermano. Es lo mejor de la novela: este antihéroe duro de tragedia clásica lleno de contradicciones que es producto y denuncia de una sociedad ahíta. 

thetrad.blogspot.com

Ted Lewis (Manchester, 1940 - Scunthorpe, 1982) Estudió arte y trabajó en Londres como publicista y dibujante para series y películas de animación

En 1965 debutó con la novela autobiográfica All the Way Home and All the Night Trough, pero fue con Carter, su segunda novela con la que consiguió el éxito de ventas y de crítica. Escribió dos novelas más protagonizadas por Jack Carter y unas cuantas novelas más que no tuvieron el eco de su trilogía del sicario inglés.


Ottessa Moshfegh: Mi nombre era Eileen

Ottessa Moshfegh: Mi nombre era Eileen. Barcelona: Alfaguara, 2017. 276 páginas- Traducción del inglés (USA) de Damià Alou. Título original: Eileen. London: Penguin, 2016. 


El plan de Eileen Dunlop es escapar de la ciudad de X-Ville lo antes posible. Huir del caserón desolado que comparte con su padre -un expolicía alcóholico- y del trabajo administrativo en el correccional de menores de Moorehead. 

Eileen no es la persona más sociable del mundo. De hecho es una inadaptada en forma de saco de trastornos. Trastorno afectivo, trastorno alimenticio, falta de habilidades sociales, adicción al alcohol, cleptomanía, por citar sólo los que ahora me vienen a la cabeza. Lo que Eileen pretende es huir de sí misma y transformarse en otra persona. Pero siempre surge un imprevisto que le impide alcanzar su objetivo. Bueno, más que alcanzarlo comenzar a ponerlo en práctica.

Pero un día aparece en las oficinas del correccional la nueva psicóloga, la deslumbrante Rebecca Saint John. La fascinación que produce en Eileen será el detonante que la decidirá a llegar hasta el final.

La Saint John tampoco es que ande muy fina en cuanto a comportamiento mesurado, no es el momento de hacer una diagnosis, pero desde luego el sentido de justicia vengadora lo tiene hiperdesarrollado. Y la capacidad de manipular a su entorno también.

Entre la temeridad irreflexiva de una de ellas y la necesidad de afecto e incapacidad de discernir entre el bien y el mal de la otra, van a conseguir montar un lío de enormes proporciones. Aunque sus intenciones son más o menos nobles sus métodos son muy peligrosos. 


Ottessa Moshfegh utiliza a una Eileen madura como narradora. Hace muchos años que sucedieron los hechos que ahora evoca. Tal como deseaba se ha convertido en otra persona. Parece haber dejado atrás parte de sus complejos, o al menos ha sabido disimularlos para convivir con el resto de los consumidores. 

Eileen describe los momentos y causas que antecedieron a su huida. Describe hasta detalles nimios, escatológicos, escabrosos en ocasiones, para demostrar el tipo de persona que era y lo acertado de su decisión de cambiar. Se enjuicia a sí misma con severidad aunque no puede dejar de compartir en algunas ocasiones el chalado punto de vista de su anterior ego. Tal vez es lo que lo echa un poco de menos.

Moshfegh ha creado con habilidad unos personajes que se mueven en el límite de lo socialmente aceptado como normalidad (de hecho cruzan la línea hacia lo insólito con cierta asiduidad). Son personajes que no habrían desentonado junto al imbatible Ignatius J. Reilly de La conjura de los necios.  Ironía, mala leche y un punto gore son los alicientes que utiliza la autora para que el lector siga las peripecias del desastre en que se ha convertido la protagonista, o los protagonistas, mejor dicho. Sólo hay tres personajes en la novela, el resto apenas son cameos necesarios, pero los tres son tremendos inadaptados con mundos propios. Y los tres quieren gobernar su territorio aunque no saben muy bien como hacerlo. E improvisar es todo un arte.

Divertida, ácida, original y sin complejos esta huida hacia delante de la inclasificable Eileen Dunlop.


blogs.bookforum.com

Ottessa Moshfegh, Boston 1981. Escritora de cuentos y novelas, ha publicado relatos en The Paris Review y la novela McGlue. Con Eileen ganó el premio PEN/Hemingway al mejor debut literario 2016 y ha sido nominada al premio Man Booker.

E. O. Chirovici: El libro de los espejos

E. O. Chirovici: El libro de los espejos. Barcelona: Penguin Random House, 2017. 312 páginas. Traducción del inglés al castellano de Laura Salas Rodríguez. El llibre dels miralls. Barcelona: Edicions62, 2017. 320 páginas. Traducción del inglés al catalán de Albert Torrescasana Flotats. Título orginal: The Book of Mirrors. RightsFactory, 2017.


En el invierno de 1987, a punto de las fiestas de Navidad, en Princeton, New Yersey, apareció el cadáver del prestigioso profesor de psicología, especializado en estudios sobre la memoria, Joseph Wieder. Asesinado a golpes de bate en su propia casa. La investigación se cerró sin encontrar al culpable.


Treinta años después el agente literario Peter Katz recibe un original especial. Uno de los investigados por aquel caso, el estudiante de literatura Richard Flynn, le hace llegar los primeros capítulos de unas memorias en las que  esclarece su papel en aquellos días. Flynn es un escritor frustrado que apenas publicó un puñado de cuentos en revistas de segunda fila. Sin embargo, la novela biográfica interesa al agente Peter Katz: calidad literaria, suspense y un caso irresoluto famoso. Además, las páginas que le ha entregado Flynn acaban cuando comienza el meollo del misterio: hasta ahora ha hablado de su relación con el profesor Wieder y con la alumna favorita del psicólogo, la brillante Laura Baines y del asistente y antiguo paciente del psicólogo: el pertubado Derek Simmons, víctima de las instituciones psiquiátricas y de la amnesia retrógrada. Cuando llega la acción a la fatídica noche se acaba el original.

Peter Katz descubre que Flynn murió unos pocos días después de enviarle su escrito y de que su pareja no encuentra el resto de la novela, así que decide contratar al periodista John Keller para que lo halle o, al menos, reconstruya aquellos oscuros días de 1987. Si no encuentra el libro publicará la investigación: tiene un superventas en sus manos.

La pesquisa de John Keller apunta a que la historia de Richard Flynn se apoya en una memoria endeble, por no decir mentirosa. Entrevista a la ahora respetada psicóloga Laura Baines, y a Derek Simmons: la imagen que se va formando de la realidad no coincide con la que ha creado Flynn. También contacta con el policía retirado Roy Freeman, que llevó el caso en su momento (un momento muy malo, ya que estaba entonces sumido en el alcoholismo y la depresión y puede que no aplicara todas sus capacidades para resolver el crimen).

Keller ya no sabe que pensar respecto a este tremendo lío. En ese momento, un psicópata condenado a muerte por una retahíla de asesinatos, Frank Spoel, confiesa ser el autor de la muerte del profesor Wieder. Dice que Wieder fue el responsable de que comenzara a delinquir y que por eso se lo cargó. Keller comprende que no hay mucho más que indagar y que su encuesta no conseguirá un libro que se pueda vender. Hasta aquí llegan su interés y sus medios.

Sin embargo, el policía Roy Freeman no está satisfecho, sabe que su papel en la investigación dejó mucho que desear y no acaba de cuadrarle la confesión del asesino reincidente Frank Spoel. Freeman ha sido diagnosticado como enfermo de alzheimer y quiere que antes de que su memoria se desvanezca aquel crimen quede totalmente aclarado: comienza una nueva indagación en la que vuelve a poner en duda todas las versiones, todas las sospechosas contradicciones.


E. O. Chirovici utiliza cuatro voces en primera persona que van recreando la historia criminal que estructura esta indagación sobre la memoria. El crítico literario cuenta cómo recibe el original de Richard Flynn y cómo da los primeros pasos para desvelar el misterio. Dentro de la narración del editor Katz podemos leer los primeros capítulos en primera persona del libro: la versión de Flynn.

La voz de Peter Katz da el relevo a la del periodista John Keller. Con él se abre la indagación sobre cómo las instituciones pueden retorcer la mente humana y crear una memoria falsa con el fin de lograr el sosiego social. 

Cuando Katz se convence de que hay tantas versiones como protagonistas en la trama la voz narradora pasa al expolicía Roy Freeman. De nuevo la memoria vuelve a aparecer como el tema central de la novela: no sólo la apariencia de la realidad puede confundirnos si damos algo por seguro, sino que el nuevo protagonista ve de qué manera su propia memoria, su identidad social, está a punto de desmoronarse por el mal de alzheimer. El abuso de alcohol, la depresión y la autocompasión fueron hace años acompañantes habituales del policía. Acompañantes que también crearon una realidad distorsionada, como en un laberinto de espejos, e impidieron que la memoria fijara una imagen coherente del pasado.

Y ese es el juego que nos propone Chirivoci: una reflexión sobre lo engañoso de la realidad, la fragilidad de la mente humana y la facilidad con la que puede ser manipulada. Y una cosa más: el ansia por tener siempre una buena historia a mano, nuestra permanente curiosidad.

Una novela ágil escrita con oficio y recursos, sin las trampas argumentales tan habituales en las recientes novelas de suspense psicológico. Personajes dibujados por diferentes narradores, situaciones reflejadas desde diferentes puntos de vista y trescientas páginas escritas con talento de entretenimiento.


peterfraseranddunlop.com

E. O. Chirovici, Transilvania, 1964. Nació en una familia rumano-germano-húngara. Estudió ciencias económicas y se convirtió en periodista alcanzando un gran renombre en Rumanía. Ha publicado cuentos y novelas con gran éxito de ventas en su país. Desde 2013 se dedica en exclusiva a la literatura. El libro de los espejos es su primera novela escrita en inglés y ha vendido los derechos a 38 países.

Olivier Norek: Efecto dominó

Olivier Norek: Efecto Dominó. Barcelona: Grijalbo, 2017. 383 páginas. Traducción del francés de Sofía Tros de Ilarduya. Título original: Surtensions. Paris: Robert Laffon, 2016.


Lo peor que le puede pasar a una temida familia corsa de delincuentes es que el hijo pequeño no aguante los rigores de estar en la trena.

La intrépida hija de los Mosconi, Alex, decide liberar a su hermano pequeño, Nano, de la atestada prisión de Marveil antes de que lo revienten. Recurre al abogado de la familia, el letrado Tiretto, para que busque la manera de liberarlo. Tiretto es un hombre de recursos: bastará con robar del depósito de pruebas el reloj que incriminó a Nano en el asalto a una joyería. Para despistar a la policía Tiretto propone robar cuatro pruebas más que imputan a sendos delincuentes.

El problema es que entre el cuarteto de criminales hay tipos muy peligrosos que volverán a la calle: un pederasta, un homicida machista, un asesino a sueldo balcánico y un secuestrador y asesino de adolescentes, procedente de las barriadas parisinas, que acaba de detener, no sin esfuerzo, el capitán Victor Coste y su equipo de la subdirección de la policía judicial del departamento de Sena Saint-Denis.

El grupo de Coste será uno de los encargados de la investigación del robo de pruebas. Mucho más complicado de lo que parece. No sólo porque algunos de los liberados sean personajes temibles dispuestos a enfrentarse con la policía, sino porque comienza una carrera contrarreloj para que no acaben unos con otros para que no quede ninguna prueba. Y para que no se produzca una hecatombe que acabe con cualquiera que se ponga en medio.


Olivier Norek demuestra en Efecto dominó su ambición. Una multitud de tramas y personajes a los que manejar. Construidos con eficacia con el objetivo principal de demostrar cómo trabaja un grupo de policías y qué tipos de lazos personales se establecen en un marco laboral tan agobiante, en el que cada uno confía su seguridad en manos de su compañero.

Precisamente la capacidad para gestionar las varias tramas convergentes con agilidad y el realismo del procedimiento policial son las grandes bazas de la novela. El lector tiene más información que los investigadores, así que puede seguir la pesquisa sabiendo qué especulaciones son acertadas y cuáles terminarán en un fiasco. Tanto los policías como los delincuentes cometen continuos errores y pequeños fallos debidos a la monotonía cotidiana, al cansancio y a la casualidad (lejos de esos protagonistas pluscuamperfectos que nunca yerran en otras narraciones) que les confieren humanidad y hacen avanzar la acción.

La narración avanza hacia un clímax trágico que exige que la personalidad de algunos personajes sea sacrificada para reforzar la trama. Esta utilización de algunos actores y algunos momentos excesivamente emotivos también para conseguir un mayor impacto del desenlace tal vez sean las partes mejorables de esta novela estimable, ganadora del premio de novela negra europea de 2016.


www.elperiodico.com

Olivier Norek, Toulouse, 1975. Fue teniente de policía en el departamento de Sena-Saint-Denis. En 2011 participó en un curso de relatos y decidió dedicarse de lleno a la literatura:

Code 93. Paris: Michel Lafon, 2014.

Territoires. Paris: Michel Lafon, 2015.

Surtensions. Paris: Michel Lafon, 2016.

Bejamin Black: Las sombras de Quirke

Benjamin Black: Las sombras de Quirke. Barcelona: Alfaguara, 2017. Traducción del inglés (Irlanda) al castellano de Nuria Barros. 304 páginas. Fins i tot els morts. Barcelona: Bromera, 2017. Traducción al catalán de Eduard Castanyo Montserrat. 280 páginas. Título original: Even the Dead. Londres: Henry Holt &Co, 2016.


El patólogo Quirke vive retirado en casa de su hermanastro y su cuñada en Dublín. Retirado por los achaques psíquicos que le impiden llevar una vida social normal. Bueno, Quirke nunca ha llevado una vida normal. De hecho, si le preguntas a él te dirá que su vida es la de un bicho raro incapaz de comprender los intereses y los afectos de los demás. 

El exayudante de Quirke en la morgue es otro personaje peculiar. La relación entre ellos es, cómo decirlo, chirriante. Y no es sólo porque haya celos profesionales entre Quirke y David Sinclair, David es también el novio de la recuperada hija de Quirke, Phoebe. El novio o algo parecido.

A pesar de todo, David no duda en recuperar a Quirke para el trabajo cuando comprueba que la muerte del joven Leon Corless, aparecido dentro de su coche achicharrado, no es accidental, sino provocada. Quirke está de acuerdo con él y, como suele sucederle, el caso adquirirá implicaciones personales cuando la prometida del fallecido acuda despavorida pidiendo auxilio a Phoebe.

Leon era el hijo de Sam Corless, un conocido radical de izquierda, azote de las clases acomodadas y un habitual de las comisarias dublinesas. Tal vez alguien haya querido que el hijo pague la impertinencia del padre, o puede que su trabajo como funcionario recopilando datos demográficos haya tenido algo que ver. Quirke y su inseparabale inspector Hackett intentan averiguar la naturaleza exacta de las funciones de Leon Corless, pero cada vez se encuentran con más puertas cerradas. Puertas tras las que se refugian algunos de los más poderosos hombres de Dublin. Quirke ya ha tenido contacto con estos poderes políticos y religiosos durante su vida, de hecho parte de su familia ha integrado esa élite corrupta y cruel. Así que Quirke vuelve a recordar a sus propios muertos, los terribles momentos de su pasado que parece que siempre le van a rondar. 

Quirke y Hackett necesitarán recurrir a antiguas e indeseadas relaciones y torcer un tanto el sistema legal para poder avanzar en el esclarecimiento del asesinato y para conseguir que sus familias y seres queridos resten a salvo.


John Banville vuelve a demostrar las muchas facultades que posee en esta séptima entrega de las aventuras de Quirke. La magnífica densidad narrativa es una de ellas, con una prosa sin prisa, que se recrea en detalles sensoriales que nos adentran en las sensaciones de los protagonistas: sabemos qué siente su piel, qué olores perciben, qué sabores, qué sonidos... Conocemos mejor así a los protagonistas y la época que Banville reconstruye, el Dublin de los años 50.

La hondura y complejidad de los personajes queda también de manifiesto en los contradictorios sentimientos que les provocan los muchos avatares psicológicos a los que Banville los enfrenta. Sus reacciones ante la violencia, la crueldad, la pérdida o el amor forjan a los actores. Banville construye más con diálogos que con intromisiones del narrador, aunque haya indagaciones en el interior de los protagonistas principales, las personalidades de sus intérpretes.

El argumento, una nueva condena de la avaricia de la iglesia católica y de sus acólitos políticos irlandeses, es el marco (preciso, con buen ritmo, bien resuelto) que utiliza Banville para que puedan expresarse y formarse un puñado de personajes complejos y muy humanos. Se enfrentan a problemas con los que nosotros nos encontramos cada día, pero también a complejas conspiraciones y crímenes que la mayor parte de nosotros -eso espero- sólo conoceremos por la prensa; a pesar de ello son personajes cercanos, podrían ser conocidos y familiares nuestros que comprendemos porque reaccionan con el mismo desconcierto con el que nosotros reaccionaríamos. Sus cuitas nos interesan vivamente. 

GQ.com

Benjamin Black (a.) John Banville Wexford (Irlanda), 1945. Con el alias de Benjamin Black, John Banville ha escrito su producción policíaca. Se compone básicamente de los títulos protagonizados por el forense de la justicia de Dublín, Quirke. La primera entrega apareció en 2006, El secreto de Christine (Christine Falls), a la que siguieron El otro nombre de Laura (The Silver Swan), En busca de April (Elegy for April), Muerte en verano (A Death In Summer), Venganza (Vengeance), Órdenes sagradas (Holy Orders) y Las sombras de Quirke (Even the Dead). Además en 2008 publicó El Lémur (The Lemur), cuya acción transcurre en Nueva York de la mano del reportero John Glass. A petición de los herederos de Raymond Chandler recreó la figura de Philip Marlowe en La rubia de los ojos negros (The Black-Eyed Blonde). Todas ellas han sido publicadas en castellano por Alfaguara y en catalán  por Bromera.

Santo Piazzese: Asesinato en el jardín botánico

Santo Piazzese: Asesinato en el jardín botánico. Madrid: Siruela, 2016. 222 páginas. Traducción del italiano de Pepa Linares. Título original: I delitti di Via Medina-Sidonia. Palermo: Sellerio Editore, 1996.

Lorenzo La Marca es profesor universitario en el departamento de biología de la universidad de Palermo. Un día en el que el Siroco azota la ciudad obrserva algo extraño en el jardín botánico que divisa desde su despacho. Resulta ser el cadáver que pende una soga de un antiguo colega suyo, el profesor Raffaele Montalbani, que acababa de regresar de los USA con su prometida, la bella Darline.

Lorenzo La Marca no se traga que su amigo se haya suicidado diga lo que diga su estimado comisario Spotorno ni la patóloga Michelle Laurent, un antiguo amor de La Marca. 

Lorenzo La Marca comienza la investigación a espaldas del comisario y pronto descubre que Raffale tenía un gusto excelente para las mujeres: cae en los brazos de su protoviuda, la bella Darline, a través de la que consigue un juego de disquetes de ordenador que Raffaele había traído desde USA que parecen ser la clave del crimen. Pero la investigación es una tarea más ardua de lo que esperaba y cuando nuevos cadáveres aparecen en el departamento, Lorenzo La Marca decide enfrentarse a la persona sospechosa, por muy peligroso que sea. No quiere ayuda, está convencido de que podrá manejar la situación.


Esta es la primera novela que escribió Piazzese con el profesor universitario La Marca como protagonista. Un personaje escéptico con toques cínicos que se refugia en una verborrea incontenible que pretende ser ágil, repleta de referencias al cine, el jazz y la literatura clásica norteamericana (sobre todo). Un personaje seguro de sí mismo que narra en primera persona su pesquisa. La fuerza de la novela no está en su argumento -no precisamente muy complejo- si no en reforzar algunos de los tópicos del género quitándoles peso, aunque para ello haya que llevarse por delante el realismo o la verosimilitud de la acción.

Palermo, asolada por el Siroco canicular y lo folklórico de la la ciudad y sus habitantes, la celebración de los deleites de la vida y la evocación de vetustos valores son el telón de fondo de esta descreída intriga de aire mediterráneo sin demasiadas complicaciones. Seguramente los veintitantos años que han pasado desde su publicación pesan en la novela.

Il Giornale OFF

Santo Piazzese, Palermo, 1984. Biólogo y escritor. Ha escrito cuatro novelas; las tres primeras conforman la Trilogia di Palermo. Todos los libros están protagonizados por el profesor La Marca o por su amigo el comisario Spotorno. Hasta ahora sólo se ha traducido al castellano este Asesinato en el jardín botánico.


Gene Kerrigan: Delincuentes de medio pelo

Gene Kerrigan: Delincuentes de medio pelo. Barcelona: Sajalín, 2017. 406 páginas. Traducción del inglés (Irlanda) de Damià Alou. Título orginal: Little Criminals. London: Vintage, 2005.


No es fácil ganarse la vida con pequeños golpes y atracos a establecimientos de poca monta. Que se lo digan a Frankie Crowe. Desde que ha salido de la cárcel no consigue salir a flote. Ni tiene pasta ni puede disfrutar de su hija, lo único que le importa, tanto como quisiera. Así que Frankie está decidido a dar el golpe de su vida.

Pero Frankie Crowe tiene tres problemas:

1- tiene más ambición que capacidades delictivas

2- es un donnadie que debe pedir permiso al capo Jo-Jo Mackendrick antes de cualquier movimiento

3- es un psicópata violento e impredecible incapaz de atenerse a un plan. 

Frankie consigue reunir una banda de viejos conocidos que tampoco es que sean legendas del hampa irlandesa, aunque con una lista de pequeños delitos de Dublín a Roma.

El objetivo: un pequeño banquero de éxito que puede reunir sin demasiados problemas una cantidad de dinero que retirará a los muchachos de las penas del trabajo cotidiano. Una cantidad de dinero que deberá abonar para que lo liberen después de secuestrarlo.

Pero ya les digo que Frankie no tiene suerte: ni la víctima es un potentado financiero, (abogado mercantil con recursos e influencias, eso sí) ni el golpe sale tan limpio y discreto como habían proyectado. La banda de Frankie tiene que cargar con un bulto inesperado e ir huyendo de escondite en escondite, perseguidos por los hombres del comisario jefe Malachy Hogg, entre los que se cuenta un viejo conocido de todos los secuestradores, el inspector John Grace.

Todos los implicados deberán mostrar su temple ante la presión de un cerco que se va cerrando y la carga insoportable de un rehén.


Gene Kerrigan ha decidido describir la Irlanda de finales de los años felices de la burbuja financiera, los tiempos dorados del Tigre Celta, a partir de las peripecias de personajes pertenecientes a tres grupos sociales diferentes.

Frankie Crowe y los integrantes de su banda vienen de la clase baja y van tirando con pequeños golpes o trabajos temporales. A casi ninguno de ellos le merece ya la pena seguir entrando y saliendo de la cárcel, algunos se han establecido con familia y casa y sólo están dispuestos a arriesgarse por un golpe definitivo.

John Grace es un funcionario que conoce bien las calles y las miserias de los ciudadanos dublineses. Es consciente de los casos de corrupción dentro del cuerpo y es testigo de lo dura que es la lucha política de los que quieren llegar a los altos cargos policiales. 

El abogado Justin Kennedy es un triunfador aprovechado de los años de bonanza. Todavía no ha llegado a la cima pero está en plena ascensión, muy alto ya. Los ricos se protegen entre ellos, así que el mayor beneficiado con el secuestro será el propio Kennedy, cuando vea como le granjea la simpatía y el apoyo de los más poderosos.

Este es el interés de Kerrigan en Delincuentes de medio pelo, mostrar como se enfrenta a las dificultades cada uno de los personajes tanto como individuo, cuanto como integrante de una organización, bien sea de una banda de delincuentes, una agrupación de funcionarios policiales o un puñado de millonarios especuladores. Ninguna está limpia del todo ni podrida sin remedio y, en definitiva, será el factor personal el que marcará la deriva de la acción, nadie está determinado por su pertenencia a su clase.

Un buen puñado de personajes, sólidos y creíbles. Enfrentados a una tensión devastadora, la evolución de sus carácteres es uno de los pilares que mantiene el interés en la acción de la novela.

Buenos personajes, suspense mantenido, intriga creíble, final inesperado y crítica social aguda. Yo no exijo más a una buena novela negra. Esta lo es.

Seamus Ennis Arts Centre

Gene Kerrigan, Dublín. Periodista y escritor. Ha ganado varios premios por su labor periodística en Irlanda y ha escrito varios libros sobre escándalos financieros y crímenes en su país.

Dos de sus novelas han sido traducidas al castellano: 
Delincuentes de medio pelo. Barcelona: Sajalín, 2017. 

La furia ganó el premio Cold Dagger a la mejor novela criminal en 2012. Barcelona: Sajalín, 2015.

Marc Moreno: Temps de rates

Marc Moreno: Temps de rates. Barcelona: RBA-La Magrana, 2017. 266 páginas.

La Verneda es un barrio en el nordeste de Barcelona: grandes bloques de pisos-dormitorio, polígonos industriales, descampados y avenidas que parecen carreteras. Un barrio en regeneración urbanística si preguntas a los técnicos.

En La Verneda pululan tres jóvenes: Charly, el Mentens y Eloi. Eloi vive con su madre, que mantiene a la familia fregando pisos, y con su padre, un borracho porrero que pasa más tiempo en el bar chino de la esquina que en casa -afortunadamente, porque tiene la mano muy larga-.

Un día el vecino de Eloi le deja una mochila para que se la guarde hasta que regrese. Más que pedirle un favor, Andreu le está ordenando a Eloi que le esconda y custodie un alijo de ocho quilos de coca. Andreu es el vecino camello de media monta enfrentado al poderoso clan de los Lodowinsky, que controla con mano de hierro el hampa de la Verneda y el tráfico de drogas. Eloi no es precisamente un muchacho impulsivo, así que se resigna a convertirse en el guardián de un tesoro intocable.

Conforme pasa el tiempo y la peligrosidad de Andreu se diluye, Eloi decide que celebrar alguna fiestecilla con unas cuantas rayas le va a alegrar la monótona existencia a él y a sus amigos. Con un poco de suerte podrá intimar con Jèssica, una muchacha de su edad aficionada al polvo que trae de cráneo a las hormonas sexuales masculinas del barrio.

Lástima que alguno de los amigos de Eloi sea un tanto bocazas y que se expanda el rumor de que está trapicheando sin permiso. Si la vida de Eloi hasta entonces era un tormento de monotonía y desesperanza, a partir de ahora será una tormenta de hostias y persecuciones. Los matones a sueldo de los Lodowinsky quieren saber de dónde sale la droga que se mueve en su barrio, los mossos corruptos que dominan el barrio, Sánchez y Rueda, quieren su parte del pastel (más bien todo el pastel), los advenedizos independientes quieren demostrar a los Lodowinsky su valía regalándoles el codiciado botín, los amigos y parientes de Eloi quieren salir de la miseria aprovechando la providencia y, además Andreu y su glock han regresado al barrio a recuperar lo que es suyo.

En fin, Eloi y sus amigos van a tener que salir de su apatía y demostrar su imaginación si quieren tener alguna oportunidad de salir con bien, o al menos con vida, de la encerrona del regalo envenenado y del barrio que se desmorona.

Marc Moreno hace que uno de los muchachos del trío protagonista, Charly, relate, como narrador omnisciente, la aventura de estos tres seres perdidos y desesperanzados. Su narrador es parte de la historia, pero también conoce todo sobre los demás. Aunque él no esté en las escenas o en la mente del resto de los protagonistas, sabe lo que sienten, lo que traman y lo que les pasa, como un diablo cojuelo volando sobre los descampados y torres de la Verneda. El barrio es el destino y la causa de los protagonistas. Apenas salen de él, a pesar de que nada positivo les ofrece: trapicheos, paro, horas muertas en los bancos del parque, desahucios, familias rotas que no sirven de soporte, racismo, corrupción, violencia y egoísmo.

Tampoco es que los protagonistas hagan nada por escapar de la miseria. No pretenden sino sobrevivir sin demasiado esfuerzo, dejarse llevar desorientados por la vida líquida que los ahoga y poco más. Acaban de comenzar su existencia y ya tienen ganas de que todo acabe. Su barrio, en el que se acumulan todos los tópicos de la degradación urbana y de los hábitos de los chavs barceloneses, sale tan malparado como la mayoría de los protagonistas que lo habitan. No podía ser de otro modo.


twitter.com

Marc Moreno, Barcelona, 1977. Ha trabajado como periodista para medios como La Vanguardia y la revista Lonely Planet. Es editor de Llibres del Delicte, especializada en novela negra en catalán de autores catalanes. Con Temps de rates ha ganado el VIII Premi Crims de Tinta.


Ha escrito varias novelas negras: 

Cabdills. Barcelona: Actéon, 2011.

Indepedència d'interessos. Barcelona: Llibres del Delicte, 2013.

Con Xavier Diaz: Coll Avall. Barcelona: Llibres del Delicte, 2013.

Con Sebastià Bennasar, Lluís Llort y Salvador Macip: La reina de diamants. Barcelona: Llibres del Delicte, 2014.

Els silencis dels pactes. Barcelona: Llibres del Delicte, 2014.

Contra l'aparador. Barcelona: Llibres del Delicte, 2015.

Temps de rates. Barcelona: RBA-La Magrana, 2017.